Grandes Hitos de la Historia de Llucmajor

Concesión del título de Ciudad a Llucmajor

0_1739_1  Llucmajor recibió el título de ciudad mediante un Real Decreto de 3 de octubre de 1916, firmado por el rey Alfonso XIII y por el ministro de la Gobernación de aquel momento, Joaquín Ruiz Jiménez. El gobierno era liberal, presidido por el conde de Romanones, el cual precisamente hacia poco más de un año que había visitado la villa.

Si bien es cierto que en principio se trata de un título honorífico y político y que las gestiones de Antoni Catany Salvà, jefe del partido liberal local, fueron decisivas, haciendo uso de su amistad con Alexandre Rosselló, entonces gobernador civil de Madrid y próximo al ministro, hay que añadir que la villa llucmajorera en estos momentos experimentaba unos cambios radicales en distintos ámbitos de su vida que la hacían merecedora de tal distinción.

Los primeros decenios del siglo XX en Llucmajor están marcados por una serie de acontecimientos encadenados que marcaron una etapa de progreso y desarrollo. Hay un fuerte incremento demográfico que se corresponde con una etapa de expansión económica. Muchas grandes fincas se  parcelan y se venden trozo a trozo, donde se siembran cantidad de almendros. Una fuerte industrialización, especialmente en el ramo del calzado, posibilita la existencia de un importante movimiento obrero, encabezado por los socialistas. Así pues, Joan Monserrat Parets en las elecciones del 1 de enero de 1916 pasa a ser el primer concejal socialista del Ayuntamiento de Llucmajor.

 Por otra parte, también se experimentan transformaciones urbanísticas destacables. En octubre de 1916 se inaugura el nuevo mercado municipal (actual pescadería), obra del arquitecto Jaume Alenyà. El día 5 del mismo mes de octubre también se inaugura el ferrocarril Palma-Santanyí con estación en Llucmajor, y el 25 de noviembre de este año hay otra inauguración, la de la primera central eléctrica "El Porvenir", que abre paso al alumbrado público eléctrico.

 

Etimologia del topónimo Llucmajor

0_1740_1 Según un informe encargado a Francesc de B. Moll por el Ayuntamiento de Llucmajor.

Etimológicamente hablando, parece ser que todos los estudiosos coinciden que es un compuesto que tiene como segundo elemento la palabra latina major, que significa "más grande". Respecto al primer elemento de la composición, sí que hay divergencias, y se han expuesto tres teorías, según el origen que se le atribuyese.

Primera teoría: la del árabe lluch "ribera". Formulada por Josep M. Quadrado y actualmente rechazada por falta de fundamento.

Segunda teoría: del latín lucus major "bosque mayor". Parece la única aceptable. Fonéticamente, representa una evolución de sonidos totalmente conforme con las leyes de la gramática histórica. Semánticamente, es muy verosímil que la alquería llamada Llucmajor estuviese poblada de un gran bosque, más teniendo presente que el pueblo vecino se llama Algaida, palabra arábiga que significa "bosque".

Tercera teoría: del latín lumen "luz". Considerada inaceptable. Los que para defenderla alegan que una antorcha encendida es el símbolo heráldico de la ciudad de Llucmajor, olvidan otro hecho, bien comprobado: que muchos escudos de poblaciones están faltos de fundamento histórico y son puras invenciones caprichosas fundadas en un simple parecido del nombre del pueblo con el del objeto que se adopta como emblema de la localidad El inventor del escudo de Llucmajor se deja llevar por el hecho de pronunciarse vulgarmente Llummajor, para imaginar un escudo que realzase la ciudad proclamándola llumenar major de la isla: ¡llum major! Puede ser la pronuncia Llummajor se remonte siglos atrás, pero no aparece en los documentos hasta una época reciente: La grafía constante en la documentación antigua presenta el elemento inicial Lluc o Lluch; nunca Llum.

 

Industria del calzado

1_39_1 A partir del último tercio del siglo XIX se produce en Llucmajor un desarrollo industrial importante que afecta principalmente al sector del calzado.

La aparición de esta industria, según Rosselló Verger, se puede explicar básicamente por dos razones. Por una parte, la proximidad de Palma como consumidora y exportadora; por otra, la baja calidad del suelo agrícola, que impedía un fuerte desarrollo de la agricultura y obligaba al payés a disponer de unos períodos de desocupación, en los cuales se dedicaba a una segunda actividad de tipo manufacturero que le permitía aumentar sus ingresos.

La conquista de un mercado exportador significará la evolución de dicha industria. El calzado pasa de ser una actividad complementaria a ser una dedicación alternativa a las tareas estrictamente agrícolas. De una manera gradual, los payeses irán abandonando el campo para  incorporarse a los talleres.

 

 

La evolución del sector del calzado se puede dividir en dos períodos:

  • 1870-1903. Conquista y posterior pérdida de los mercados coloniales, con las consecuencias negativas que esto comporta. La crisis de 1898 provoca el cierre de muchos talleres, a pesar de que algunos siguen enviando su producción a las Antillas. Entonces, para paliar el paro y prevenir posibles desordenes sociales, se promueve la construcción del fuerte militar de Cap Enderrocat, para ocupar a los zapateros sin trabajo que ya no pueden volver a las tareas estrictamente agrícolas.
  • 1904-1936. Recuperación y consolidación del sector por la penetración a nuevos mercados, como es el peninsular, y por el aprovechamiento de las mejoras de comunicación con Palma, especialmente a partir de 1916, con el establecimiento de la línea ferroviaria Palma-Santanyí, que pasaba por Llucmajor, cosa que permitía que los zapatos fabricados en Llucmajor pudiesen llegar lo más pronto  posible al puerto de Palma  para ser exportados a la Península. Se inicia una etapa de auge que se verá alterada por la inestabilidad del mercado. Las consecuencias de la entrada en los mercados peninsulares fueron:

  1. El sector no sufrió tan gravemente las consecuencias del fin de la Primera Guerra Mundial, teniendo en cuenta las cancelaciones de pedidos de calzado.

  2. La llegada a Llucmajor de capitalistas de fuera de Llucmajor, que se introducen en la industria zapatera. La venida de estos empresarios se entiende por la facilidad de transporte de los pares de zapatos producidos y por los bajos salarios que cobraban los zapateros llucmajorers en relación con los de Palma, lo que reducía los costes de producción. Este hecho rompe el carácter autóctono que hasta entonces habían mantenido la totalidad de los talleres de Llucmajor.

Además de la proliferación del número de talleres, también cabe destacar la introducción de la mecanización en torno a los años 1909-10, a pesar que ésta se hará de una manera tímida y no generalizada, y no será hasta 1929 cuando el taller de Can Reus tecnifique todo el proceso de producción, hecho que supondrá el despido de la mitad de la plantilla de trabajadores.

Una de las consecuencias del desarrollo industrial en Llucmajor fue el nacimiento del movimiento obrero. De la misma manera que el sector dominante dentro de la industria era el calzado, en las organizaciones obreras fue el sindicato de zapateros La Recompensa del Trabajo (1901), los dirigentes del cual fundaron en 1905 la Agrupación Socialista de Llucmajor.

Entre 1950-1960, se consiguió entrar en los mercados de Estados Unidos y de Europa, mientras se mantenía la presencia en el mercado estatal. En el año 1958 aparecen censadas 44 fábricas con 1.400 obreros  además de los sumergidos, especialmente mujeres. 

A partir de 1978-1980, se sufrió una grave crisis, que afectó de manera general a todo el sector isleño, provocando el cierre progresivo de la mayoría de fábricas de zapatos. La hosteleria y la construcción reemplazaron la industria zapatera.


Source URL: https://www.llucmajor.org/grandes-hitos-de-la-historia-de-llucmajor